El interés que despierta institucionalmente la Casa Real

Máxima repercusión informativa sobre los enormes esfuerzos dedicados a la investigación sobre el cáncer.

Recientemente, hemos gestionado un acto institucional en el que participó la Reina Letizia como Presidenta de Honor de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y de la Fundación Científica de esta entidad.

Con un número elevado de asistentes y una amplia cobertura de medios de comunicación, la dificultad de un acto de estas características, donde se trabaja bajo la tutela de los equipos de la Casa de Su Majestad el Rey, radica en conciliar el protocolo y la seguridad, con el desarrollo normal y efectivo de un foro con público y periodistas.

El hecho de “conocerla” personalmente despierta una curiosidad natural y se corre el riesgo de eclipsar no solo el objetivo de la visita a Barcelona sino también la envergadura del acto en el que participó. Esta situación no es sorprendente sino que es reflejo de un debate recurrente y en ocasiones baladí, sobre su look y su aspecto, que los medios de comunicación alientan constantemente.

En MCS tenemos una larga experiencia organizando durante muchos años diversos actos con la presencia de miembros de la Casa Real. En el caso de la prensa, es complejo todo el proceso de acreditación, tanto nacional como internacional, las limitaciones de actuación para gráficos y televisiones, así como la convivencia de los diferentes intereses informativos de cada medio según su tipología y lectores.

En el evento que nos ocupa, el objetivo principal era provocar la máxima repercusión informativa sobre los enormes esfuerzos dedicados a la investigación sobre el cáncer.

La Reina Letizia aportó visibilidad y apoyo institucional. Su discurso, en el que animó a pisar el acelerador para que la investigación no se detenga, fue eficaz porque reforzó el mensaje principal. En paralelo, la presencia ante los medios de comunicación de investigadores y médicos puso el acento en los puntos más críticos de una situación sanitaria en la cual la sociedad en general debe implicarse al máximo.

En definitiva, una vez más la fuerza mediática de la Casa de Real, representada por la Reina Leticia, y un mensaje solidario potente y con indudable interés periodístico, resume unos objetivos cumplidos.