La designación de los XXV Juegos Olímpicos en Barcelona

Han pasado 30 años desde que Barcelona fue designada sede de los XXV Juegos Olímpicos, los mismos que hemos cumplido como despacho de periodistas. Para nosotros dos grandes noticias.

Tal día como hoy de 1985, Barcelona fue designada sede de los XXV Juegos Olímpicos. Es una efeméride a celebrar, una fecha importante que puso la marca ‘Barcelona’ al más alto nivel a nivel mundial. Treinta años más tarde seguimos recordando los Juegos Olímpicos del ’92 y cómo significó un punto de inflexión para la ciudad. Todavía hoy la marca ‘Barcelona’ es un referente de ciudad amable, cosmopolita y emprendedora.

El entonces alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, argumentó que Barcelona necesitaba unos Juegos Olímpicos “para la proyección mundial de la ciudad, e introducir el deporte en la vida ciudadana, al tiempo que se incorporan a Barcelona unas instalaciones deportivas modélicas y, en tercer lugar, para dotar a la ciudad de una tecnología única e innovadora, básicamente en el tema de las comunicaciones”.

A nosotros, como periodistas, no deja de asombrarnos todo lo que significaron los Juegos Olímpicos para Barcelona a nivel mediático, y seguimos admirados por su despliegue informativo.

Se fundó la Radio y Televisión Olímpica de Barcelona ’92 (RTO’92), que otorgó acreditaciones a 140 radios y televisiones, y también se creó el Centro Principal de Prensa situado en el recinto ferial de Montjuïc. Estos son sólo unos ejemplos, pero el despliegue y el avance fue tal, que el Catedrático de Teorías de la Comunicación Miquel de Moragas i Spam, les llamó ‘Los Juegos de la Comunicación’.

Treinta años más tarde recordamos con nostalgia y orgullo esos tiempos que marcaron el inicio de un cambio para Barcelona, pero también para nosotros, ya que justo fue cuando iniciamos nuestro personal y único reto. Un despacho formado exclusivamente por periodistas.

Pero no sólo compartimos una fecha con los XXV Juegos Olímpicos, también los mismos valores: compañerismo, igualdad, justicia, juego limpio y fuerza de voluntad.

Irene Puig, Community Manager